Crecimiento Personal

CERRANDO CICLOS

21 Junio, 2020
CERRANDO CICLOS.
Que terminen diversas etapas en la vida es algo que ocurre de manera natural, sin embargo, hay a quienes les cuesta trabajo identificarlo, por ello, es importante saberlo con toda claridad.
Cerrando ciclos, cerrando puertas, cerrando capítulos, puedes llamarlo como quieras, lo importante es tener claridad y decisión de cerrar, dejar ir los momentos de la vida que simplemente por el paso del tiempo se van clausurando: ¿Finalizó un trabajo?, ¿Se terminó la relación? ¿Ya no más en esa casa? ¿Debes irte de viaje? ¿La amistad no lo es más?
Permanecer en alguna etapa más allá del tiempo necesario, puede hacerte perder la alegría e impedirte ver el resto de lo que sí está en tu vida.
Cuando dedicas un exceso de tu tiempo presente tomando y retomando los ¿por qué?, replanteándote la historia y tratando de entender qué sucedió en tal o cual circunstancia, implica una gran inversión de energía, con lo que el desgaste es infinito; debes saber que en la vida, tú, tus amigos, tus hijos, tus hermanos, todos, todos estamos destinados a ir cerrando capítulos, a pasar la hoja, a terminar con etapas o momentos, para necesariamente seguir adelante y darnos la oportunidad de que se vayan abriendo otros ciclos que requerirán de todo nuestro potencial para enfrentarlos.
No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos por qué, ni para qué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltar, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas que ya no existen, ni tener vínculos con quienes no quieren estar vinculado a nosotros, NO!! ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir! En la vida nadie juega con cartas marcadas, hay que aprender a perder y a ganar.
Hay que dejar ir, hay que pasar la hoja, vivir sólo lo que tenemos en el presente, el pasado, ya pasó. En las relaciones que no se clausuran y se dejan abiertas las posibilidades de “regresar” (¿a qué?), necesidad de aclaraciones, palabras que no se dijeron, silencios que invadieron (¿para qué?).
Enfréntalas ya, déjalas ir, cierra capítulos. Dite a ti mismo que no, que no más, no por orgullo ni soberbia, sí por dignidad, porque ya no encajas allí, en ese lugar, en ese corazón, en ese espacio, en esa casa, en ese escritorio, en ese trabajo. No esperes que te devuelvan lo mismo que diste en objetos y acciones, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres, no esperes… nada, porque lo que diste fue tu decisión, no la del otro. Suelta el resentimiento, no des vuelta a lo mismo, ya que lo único que consigues es dañarte mental y emocionalmente, desilusionarte, amargarte, repítete constantemente…, no más!! Ya no eres el mismo de ayer, el de hace tres meses o el de hace un año, por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, pasa la hoja, cierra el círculo. La vida está para adelante, nunca para atrás. Porque si andas por la vida dejando puertas abiertas, “por si acaso”, nunca podrás desprenderte ni vivir plenamente tú aquí y ahora con satisfacción. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo, nada es vital para vivir porque cuando viniste a este mundo llegaste sin ese “adhesivo”, por lo tanto, es costumbre vivir pegado y es trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir. Es un proceso de aprender a desprenderse, y humanamente se puede lograr porque, nada ni nadie nos es indispensable!! Sólo es costumbre, apego, necesidad, o acaso…, ¿necedad?
Reportan quienes van cerrando ciclos, que hacen cambios externos tales como ordenar y tirar o destruir objetos que ya no son de utilidad en casa, closet, escritorio, herramientas, etc., esto es algo que sucede a nivel inconsciente cuando vamos generando procesos internos de superación y cambio al soltar y cerrar. Hay tantas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escojas, cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacude…, suelta, suelta, eso te ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad.
Agradece por todo lo vivido, por el trabajos, tus compañeros, las relaciones que terminaron, agradece
todo, por que fuiste feliz donde estuviste y sino,agradece también a Dios por la experiencia.
D/A
 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

error: Tu esencia Divina 2015