El Amor

El camino del amor

24 Septiembre, 2016
El amor es mi última oportunidad en la vida
en el sentido de que tengo que amar,
en primer lugar, mi propia conciencia.
Tengo que amar a mi propio carácter.
Tengo que amar a mis características propias.
Tengo que amar a mi propia dignidad.
Tengo que amar a mi propia dimensión.
 
Hay tantas cosas que debo amar por mí mismo, 
antes de pronunciar “te quiero amar.”

Entiendo que cuando uno es joven, se quiere un alma gemela, o quieres a un amigo, o a un familiar, o a un amante, o a un marido, etc.

Eso, no les dará nada porque lo incompleto se relaciona con lo incompleto.
Deben tratar de entender algo, la lógica simple: un ser humano incompleto está ayudando a otro ser humano incompleto.

El amor como ustedes lo entienden es muy diferente de lo que es el amor en verdad.

Hay el amor sensual, el amor sexual, amor personal, amor condicional, amor sin condiciones, etc. En realidad, el amor es un auto-reconocimiento. Cuando me amo a mí mismo, puedo ser tan rico que puedo amar a todos.
El amor “dependiente” – porque me quieres, dependes de mí, y yo te amo, y dependo de ti – como en los negocios – porque yo espero tal cosa, tú esperas otra. Eso no es amor.

El amor es la palabra de la que más se abusa en el vocabulario humano. Cuando estás enamorado o cuando amas a alguien, no tienes ninguna pregunta que hacerte.

Donde hay una pregunta, no hay amor. 
 
Cuando hay una condición, no hay amor. 
 
Donde hay una expectativa, no hay amor. 
 
Cuando hay jurisdicción, no hay amor. 
 
Donde hay un territorio, no hay amor. 
 
Lo que se puede definir y tener una dimensión, no es amor.

En el amor damos honra. En el amor le brindamos gracia a la gente. En el amor apoyamos. En el amor sacrificamos. En el amor damos. En el amor elevamos. En el amor vamos a orar.

El amor y el miedo son dos fuerzas.

Lo que hagan con miedo, les quitará la vida. Lo que hagan con amor, se les dará cumplimiento.
Pero el amor no va a satisfacer sus emociones. Esa es la parte desafortunada. El amor no va a satisfacer sus neurosis. El amor no va a satisfacer sus egos.
El amor y Dios no tienen dimensión. El ego tiene todas las dimensiones.
Así que cuando están en el amor, no tienen ninguna dimensión. Cuando tienen dimensión, no están en el amor.

Aquellos que entienden la vida y el amor, tienen resistencia. No se portan de una manera infantil, y no se portan apasionadamente y se enredan en alborotos y neurosis. Sus palabras son como joyas y son conscientes como el resplandor de Dios, y su fuerza es como el infinito. Estas son las personas que disfrutan del amor como la última oportunidad de la vida. De lo contrario, el maya (ilusión mental) es tan cautivador que la gente se olvida de su realidad.

Hay que preparar la vida para el mañana. No hay mañana. Cada mañana se convertirá en hoy para enfrentarles, y hoy se enfrenta siempre.

Así, en la sabiduría, en la igualdad, en el éxtasis de la conciencia, hay que entender que Dios les ha hecho con un propósito.

Por favor, aprendan a entregar ese propósito, no sus egos.
Ése es el secreto.
D/A

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

error: Tu esencia Divina 2015