Los Hijos

El ejemplo y nuestros hijos

14 Junio, 2016
  • El Ejemplo y Nuestros Hijos

    Cuando somos adultos el poner el ejemplo se vuelve menos que nuestro ego, si queremos que alguien actue de cierta manera entonces debemos actuar de esa manera para no imponer el ejemplo sino para inspirar con nuestro ejemplo a los demás asi como lo hacemos con nuestros hijos, si exijimos respeto, entonces practiquemos el respeto con más frecuencia.

    Muchas veces nuestro ego y nuestro deseo de controlar a otros o a alguien se vuelve más grande que el ejemplo pero solamente a lo largo del camino lo único que lograremos es una rebelión lo cual se vuelve otro problema. Si deseamos que nuestros hijos sigan el camino correcto, mantengamonos por el camino correcto siempre y el o ella seguirá y veremos en ellos eventualmente nuestro propio comportamiento. Todo tiene un fin y un porque, actuamos de cierta manera para ir mejorando nuestro comportamiento.

    Los hijos siempre estan observando, son los mejores observadores asi que mantente cada movimiento cada comportamiento por el camino correcto y sin necesidad de presionar a tus hijos y o castigarlos verás a tus hijos mejorar su comportamiento, alejate de tu ego y piensa más en tus hijos que el dia de mañana verán por ti y verán en ti un gran ejemplo.

    El modelo a seguir que es preferido por los hijos:

    Todos los niños, independientemente de su edad, Eligen a sus padres como su principal modelo a seguir. No es sorprendente que los niños eran más propensos a escoger un padre como un modelo a seguir, mientras que las niñas con más frecuencia seleccionaron a su madre.

    La relación entre padres e hijos está perfectamente diseñado para que los niños puedan ver y aprender de los padres, de acuerdo con la Universidad de Nebraska-Lincoln. Porque los ejemplos de los padres tienen un impacto tan significativo en los niños, es prudente examinar el comportamiento que modelas para tus hijos para asegurarte que es positivo.

    Demostrando una actitud de respeto hacia las otras personas, en su forma de hablar y al de los demás, es una gran influencia para los niños. Cuando los niños ven que tratar a los demás con amabilidad y generosidad, buscando maneras de ayudar y apoyar a los demás, ellos a menudo modelan este comportamiento en sus propias interacciones. La moral que valoras – la enseñanza básica del bien y el mal – son una lección importante para su descendencia, de acuerdo con David Popenoe, Ph.D., profesor de sociología de la Universidad de Rutgers. Al demostrar la forma en que quiere que sus hijos se comportan y actúan de modo que puedan ver su comportamiento en la acción, los niños copian de forma natural su ejemplo. Por el contrario, si los padres demuestran una actitud preocupada o egoístamente motivados hacia los demás, los niños no pueden aprender una actitud altruista hacia otras personas.

    El control de la ira Todo el mundo siente la ira de vez en cuando, por lo que es imprescindible para aprender a expresar y controlar los sentimientos de ira. Dado que los niños son todos los oídos y los ojos de los padres, la forma de expresar y manejarse a sí mismo cuando se siente frustrado o enojado puede tener un efecto importante sobre cómo su niño aprende a expresar la ira, también. Gritando, atacando o llegar a ser verbalmente abusivo hacia los demás puede llevar a los niños a imitar este comportamiento. Por el contrario, contar hasta 10, respirando profundamente y hablar de sus emociones le ayudará a los niños a aprender habilidades positivas del manejo de la ira.

    Consistencia Si las acciones y las palabras de los padres no están de acuerdo, esta falta de coherencia puede confundir a los niños, informa la Universidad de Nebraska-Lincoln. Dado que los niños parecen a cero en más de las acciones que con palabras, sus acciones probablemente tendrán más impacto en sus hijos que sus palabras lo hará. Esto significa que si sus palabras enseñan atributos positivos, pero sus acciones no son tan positivos, sus niños pueden ser más propensos a seguir el ejemplo negativo de sus acciones sobre sus palabras.

    Humildad Incluso cuando se esté tratando de dar un ejemplo positivo para tus hijos, se cometen errores y los errores de juicio de vez en cuando. Cuando se comete un error, conviértelo en un momento de enseñanza eficaz para tus hijos mediante el modelo de la humildad y el respeto. Habla con tu hijo acerca de su error y pidele disculpas por ello, aconsejan Faden Fulleylove-Krause y Roberta Lawonn, de la Universidad de Wisconsin. Al resolver la situación de manera positiva y proactiva, a enseñar a sus hijos de una manera positiva para resolver problemas y hacer las paces con los demás.

    Los padres pueden ser ejemplos positivos al enseñarle a los hijos honestidad

    La honestidad es un importante rasgo de carácter para enseñar a los niños. Sin honestidad, los niños pueden tener dificultades para construir relaciones saludables y tener un futuro exitoso. Se necesita tiempo, paciencia y esfuerzo para enseñar a los niños la importancia de la honestidad.

    Los padres tienen que dar un ejemplo positivo por ser honestos a sí mismos. Muchos de los sentidos de la moral y las costumbres de los niños se aprenden a través de la imitación de sus padres. Si los padres modelo de engañan y mienten, los niños pueden aprender estos comportamientos como aceptables (por ejemplo, manteniendo las pertenencias de otra persona sin su permiso, mantener el cambio adicional de un cajero o decir una mentira).

    Los niños comienzan a veces una tendencia deshonesta durante los años preescolares. Por ejemplo, pueden agarrar los juguetes de un niño o tratar de tomar dulces en una tienda. Los padres deben corregir este tipo de comportamiento inmediatamente para enseñar a los niños a devolver lo que se ha robado, disculparse por su comportamiento o enseñar a los niños una manera de pagar por lo que fue tomado. Use un lenguaje apropiado para la edad para enseñar el desarrollo del carácter positivo. Ayuda a los niños a entender la honestidad y el porque la deshonestidad es mala al leer historias relacionadas con la honestidad. Hazle reguntas a los niños a lo largo de la lectura sobre historia. Este proceso da a los niños tiempo para compartir sus pensamientos, comprender y preguntar.

    Los niños a menudo mienten por miedo o para protegerse a sí mismos – se preocupan por ser castigados o hacer que se enojen sus padres. Cuando los padres reaccionan con dureza a los errores de los niños, puede resultar en más mentiras en lugar de asumir la responsabilidad de su comportamiento.

    Es importante que los padres hablen con sus hijos sobre su comportamiento, lo que podría haber hecho de otra manera y lo que pueden hacer para hacer las cosas bien. Cuando los niños dicen la verdad, los padres deben felicitarles por ser honestos. Los niños deben saber que sus padres valoran y aprecian la verdad.

    D/A

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

error: Tu esencia Divina 2015