Crecimiento Interior

LA PEREZA.

2 Diciembre, 2016

LA PEREZA.

Esta consecuencia, estado o actitud del Ego suele acompañar o influir, tanto a nivel emocional, como intelectual, o instintivamente, de manera que afecta negativamente a través del tedio, la negligencia, la astenia, la desgana, la pasividad, la apatía, la falta de atención, etc, para realizar acciones, generando indolencia o insensibilidad.

Esta consecuencia proviene de la falta de virtud, en este caso, podríamos decir, que es carencia de diligencia, que significa Amar lo que uno/a hace, es decir, ser esmerado/a, decidido/a, atento/a, paciente, perseverante y prudente.

La pereza es de los mayores “enemigos” del crecimiento interior, ya que, junto con el miedo, son los causantes principales que aporta el Ego a tu zona de confort.

Los humanos no es que no puedan cambiarse, sino que no quieren mejorarse a sí mismos y justifican su negligencia con frases como: – El trabajo o mi vida no me permite hacer nada. – Tengo cosas más importantes. – Ojalá pudiera. – Deja para mañana, lo que puedas hacer pasado. – Si conocieran mi vida, no pensarían lo mismo. – Cuando hay ganas, me tumbo a esperar a que se pasen. – Eso de cambiar son tonterías. – ¿Cambiar yo?, que cambien los demás. – Eso es muy difícil. – Tengo que empezar a cambiar, pero otro día . Realmente, todo son excusas, razones vanas y hasta absurdas, intentando justificar la pereza, y sin saber, que realmente proviene de la falta de respeto o falta de Amor que se debe a uno/a mismo/a.

La pereza nace del Ego, debido a que nos hace creer que somos limitados al no conocernos a nosotros/as mismos/as, por nuestra propia ignorancia. Suele estar presente en las acciones que conllevan obligación o rutina, y acabar en una auténtica desidia, dejadez, desilusión, y hasta generar repulsa u odio. La pereza quiere las cosas con prisas, acabar pronto, elegir otras más sencillas o rápidas y también postergar las complicadas o difíciles, y siempre, retrasar las más necesarias.

Hace mostrar, tener o sentir una actitud molesta, desmotivada, apática, contraria, aburrida o deprimida. El Ego busca siempre poner en duda o poner obstáculos, y siempre dice: “Yo no te exijo nada”. El Ego toma elige la actitud a base de “auto-engaños” a través de supuestos impedimentos, excusas, y desidia, haciendo que nuestras acciones se hagan con desgana y pesadez, aunque nos perjudiquen, es la completa falta de voluntad. La persona vaga, asume que lo es, lo acepta como una actitud o condición propia de su personalidad, sin saber que este estado más bien, es propio de la falta de respeto y Amor por uno/a mismo/a. Realmente, son producto del sistema, personas que se hallan en el limbo. Siempre, las barreras de la pereza aumentan cuando los objetivos no están definidos, claros, o no se ven alcanzables a corto plazo. Uno de los estilos de vida más comunes de los humanos provocado por el sistema, es la vida sedentaria, las horas delante de vídeo juegos, o una pantalla de teléfono, PC, o TV. Se promociona o se anuncia la comida rápida, basura o chatarra. Sobre todo afecta más a jóvenes y personas que viven solas en las ciudades, afectándoles hasta en la salud física, (la psíquica, es evidente). Acaban sin hacer, lo que creen que no se aprecia. El orgullo con egoísmo y la pereza, muestran una falta total de valores y de virtudes, que descapacita por completo a cualquier Ser humano de progresar de manera constructiva, de comprender poniéndose en el lugar del otro. La mayor discapacidad, la porta la persona pasiva, apática e insensible. Si crees que lo merece, #comparte, para que llegue a más personas, así como llegó hasta ti.

D/A

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

error: Tu esencia Divina 2015