Leyendas

Leyendas

7 Septiembre, 2015

Leyenda

Cuenta una vieja leyenda que tres hombres estaban una vez cruzando un desierto a caballo durante la noche. 

Cuando se acercan a un riachuelo seco escucharon una voz que les ordenó desmontarse, recoger unas piedras, ponérselas en los bolsillos, y no mirarlas hasta la mañana siguiente. 

A los hombres se les prometió que si obedecían, iban a estar alegres y tristes a la vez. 

Luego de hacer lo que les indicaron, los tres se montaron en sus caballos y siguieron su camino. 

Cuando empezaron a salir los primeros rayos del sol, los hombres se metieron la mano en los bolsillos para sacar las piedras. 

Para su gran sorpresa, se habían transformado en diamantes, rubíes y otras gemas preciosas. Fue entonces cuando se dieron cuenta del significado de la promesa de que estarían alegres y tristes a la vez. 

Estaban alegres por haber recogido la cantidad de piedras que recogieron, pero tristes -muy tristes- por no haber recogido más. 

Yo me pregunto si nosotros vamos a sentir lo mismo cuando lleguemos al cielo. 

Estaremos contentos con el tesoro que nos acumulamos en el cielo mientras estábamos en la tierra, y gozosos por las recompensas que Cristo nos dará. 

Pero también lamentaremos no haber hecho más para servirle. 

Saquemos el máximo provecho a nuestras oportunidades para que estemos más alegres que tristes. Las coronas que llevaremos en el cielo deben ganarse en la tierra.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

error: Tu esencia Divina 2015