La Familia

Los Conflictos Familiares

23 Julio, 2016

LOS CONFLICTOS FAMILIARES

El universo funciona como una energía que busca restablecerse, algo así como una energía de amor que busca “corregir” todo aquello que se encuentra distorsionado.

Es en otras palabras, la Ley de Amor restaurando el universo.

Esta es la razón por la que en ocasiones, coloca aquellos seres que antes fueron nuestros enemigos, nuestros “juzgadores”, nuestros inquisidores…, para que sean nuestros familiares más cercanos, así como también nuestros vecinos, o amigos, o compañeros…, en especial lo hace en esas relaciones muy directas en las que hay un intercambio constantes de situaciones “buenas” y “malas”, tal como sucede en las relaciones de padres e hijos…

Pero, ¿qué hay que hacer cuando tenemos situaciones de odio, sufrimientos, conflictos, así como también cuando hay poco o ningún entendimiento?

A continuación, algunas sugerencias, y como este es un espacio de interacción, en los comentarios puedes agregar tus sugerencias…

– Haz mucho silencio, porque la quietud trae estabilidad emocional a tu espíritu.
– Reflexiona en cada situación. La reflexión contribuye a desarrollar el nivel del discernimiento, que a la vez contribuye en el fortalecimiento del libre albedrío.
– Deja que la vida continué su ritmo, “déjate llevar por el río”. No fuerces situaciones. Si te odian, deja que te odien, en algún momento cambiarán de actitud, y si no les alcanza esta vida, lo harán en otra, PUES TENEMOS MUCHO TIEMPO.
– Ama y sirve al prójimo, por ejemplo, si no tienes una madre a quien le puedas dar amor, busca otra que lo necesite. Visita un asilo de ancianos y da amor a todos aquellos que no tienen hijos amorosos. Ese dar se te retribuirá, si no ocurre en esta vida, será en otra PUES TENEMOS MUCHO TIEMPO. También puedes hacerlo con los niños de un orfanato, o algún vecino, o familiar cercano que necesite de apoyo.
– Cambia internamente, cambia para bien tu personalidad y tu carácter pues en la medida en que vibres más alto, podrás atraer situaciones que reconforten tu espíritu.
– Practica lo que dice la Oración de la Serenidad: “Señor, concédeme serenidad para aceptar todo aquello que no puedo cambiar, fortaleza para cambiar lo que soy capaz de cambiar y sabiduría para entender la diferencia. (Escríbela en un papel grande y pégala en la pared, o haz planas en un cuaderno).
– Debes reconocer el o los problemas, junto las personas, las circunstancias, los motivos del conflicto, los momentos de sufrimiento, los motivos de preocupación…, y con ello todas las cualidades “negativas” que se expresan en ti y que deben ser reconocidas y transformadas. Es en este reconocimiento, donde se encuentra la clave de la evolución del espíritu.
– Practica el perdón. Perdón no es rogarle a alguien que te acepte o humillarte ante él. Perdón es reconocer que has estado expresando sentimientos y emociones que te han estado afectando y que debes transformarlos para tu bien, no para complacer a los otros.
– Si te equivocaste, vuélvelo a intentar.
– Sé tú mismo

Desconozco el autor.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

error: Tu esencia Divina 2015