Meditacíón

Vivo

27 Febrero, 2016
 
Vivo
Estoy lleno de la vitalidad de Dios.

En momentos callados de oración o momentos gozosos de juego, puede que experimente un destello de conciencia profunda acerca de mi unidad con Dios.

Mis sentidos están más agudos y mi cuerpo se llena de energía. Reconozco mi unidad no sólo con Dios sino con todos los seres.

Imagino que Jesús y los otros maestros sintieron esta conciencia de vitalidad y vida día a día.

Practico vivir intencionalmente en esta conciencia. Cada día, visualizo que toda célula de mi cuerpo es infundida con luz y vigor.

Digo palabras de energía, poder y vida, sabiendo que ellas fluyen por medio de mí y me revitalizan.

Al despertar a una comprensión más profunda de la vida, nazco de nuevo en cuerpo, mente y espíritu.

Del polvo de la tierra Dios el Señor formó al hombre, e infundió en su nariz aliento de vida.—Génesis 2:7
La Palabra Diaria – Unity

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

error: Tu esencia Divina 2015