Autoestima

ACÉPTATE

4 julio, 2024
ACÉPTATE.
«Quiérete, acéptate, perdónate y sé bueno contigo, porque sin ti el resto de nosotros perderíamos a alguien que nos aporta muchas cosas maravillosas».
– Leo F. Buscaglia –
Si alguna vez has dicho eso de «¡Me odio!», piensa que no eres el único. Todos dedicamos periodos de nuestra vida a autocompadecernos y fustigarnos por algo que hemos hecho o que no hemos hecho, por algo que hemos dicho o que no hemos dicho.
Y la vida moderna no facilita precisamente las cosas. Resulta demasiado fácil compararse con aquellos que parecen estar viviendo en un sueño:
• Nos sentimos peor con nuestros quilos de más y nuestro cuerpo por culpa de los anuncios relacionados con la belleza y la salud, los artículos de revista y las fotos de «gente ideal».
• Los problemas de pareja se exageran de forma desproporcionada porque disponemos de todo tipo de consejos y sugerencias.
• Los post de las redes sociales hacen que las vidas de los demás parezcan mucho mejores que la nuestra, haciendo que aumenten nuestros temores y nuestro descontento.
La idea de que la ignorancia es una bendición es una gran verdad. La semana pasada estaba asesorando a alguien que, mirando anuncios de empleo por internet y comparando sueldos, había decidido que en su trabajo le estaban pagando muy mal.
Estaba enfadadísimo consigo mismo por los cinco años que llevaba en ese trabajo aceptando el sueldo que le pagaban.
Tuve que recordarle lo mucho que disfrutaba con su trabajo, que no había hecho nada para que le subieran el sueldo y que si lo deseaba,
ahora podía hacerlo.
Deja de compararte con los demás y a lo mejor te das cuenta de que tu vida no está tan mal después de todo.
Por desgracia, la opinión que tienes de ti mismo influye en aquellos que están a tu alrededor.
Tendemos a proyectar o transferir nuestros sentimientos negativos a otras personas. Eso se manifiesta en forma de celos, cinismo, críticas, ira o comportamientos desagradables, rasgos todos ellos que no casan con las personas de éxito.
Deja de compararte con los demás y a lo mejor te das cuenta de que tu vida no está tan mal después de todo.
Ponlo en práctica:
ACEPTA TU SINGULARIDAD
Eres único y nunca debes tratar de ser una copia exacta de otro. Deja de preocuparte por el hecho de no encajar en ninguna categoría. Al igual que los demás, eres una amalgama de puntos fuertes y puntos débiles, así que deja de fustigarte por tus «debilidades».
Agradece lo que tienes y acéptate tal y como eres.
Hoy intenta no compararte con nadie durante todo el día. Mientras no dejes de compararte con los demás, no conseguirás estar a gusto contigo mismo. Siempre habrá alguien que parezca más rico, más feliz, más sano, más guapo o que tendrá una pareja más perfecta.
PROYECTA POSIBILIDAD.
Seguro que tienes días malos; todos los tenemos. Quién no se ha dejado alguna vez la puerta de
la nevera abierta, o se ha olvidado de echar gasolina al coche, o se ha trastabillado en las escaleras mecánicas del supermercado o se ha olvidado una bolsa en un taxi.
Por muy mal que te sientas contigo mismo, no lo proyectes en los demás.
Puedes contarles cómo te sientes y lo que te preocupa, desahogar toda tu ira y tu frustración, pero sin herir a aquellos que te rodean. No seas mordaz, despectivo ni frío.
Si proyectas positividad, tus sentimientos negativos también se aplacarán. Al proyectar positividad bloqueas el combustible que alimenta la negatividad. Deja que tus sentimientos se aplaquen y te resultará más fácil aceptar lo que ha ocurrido. En eso consiste aceptarse y quererse de verdad.
Créditos a quien corresponda

You Might Also Like

error: Tu esencia Divina 2015