Browsing Category

Cuentos

Cuentos

UNA HISTORIA DE ÁNGELES

28 junio, 2021

Una historia de Ángeles

Dos ángeles que viajaban pararon a pasar la noche en el hogar de una familia rica.

La familia era grosera y rechazó la estancia de los ángeles en el cuarto de huéspedes de la mansión. En su lugar, los ángeles fueron hospedados en un espacio frío del sótano. Hicieron su cama en el suelo puro, entonces, el ángel mas viejo vio un agujero en la pared y lo reparó.

 

Cuando el ángel más joven le preguntó por qué lo hizo, el ángel viejo le contestó que «Las cosas no son siempre lo que parecen». La noche siguiente, los ángeles se hospedaron en un hogar muy pobre, pero el granjero y su esposa eran muy hospitalarios. Después de compartir el poco alimento que tenían, los esposos dejaron dormir a los ángeles en la cama de ellos para que estuvieran cómodos el resto de la noche.

 

Cuando el sol salió a la mañana siguiente los ángeles encontraron al granjero y a su esposa hechos pedazos: su única vaca, de la cual obtenían dinero por su leche, posaba muerta en el campo. El ángel joven se enfureció y le preguntó al ángel viejo por qué permitió que ésto sucediera. «El primer hombre tenía todo y le ayudaste tapando el hueco de su pared; la segunda familia tenía muy poco y estaban dispuestos a compartir todo y dejaste morir a su única vaca.»

«Las cosas no siempre son lo que aparentan», le contestó el viejo ángel. «Cuando permanecíamos en el sótano de la mansión, noté que había oro en ese agujero de la pared. Puesto que el propietario era tan obsesionado, avaro y poco dispuesto a compartir su buena fortuna, sellé la pared para que él jamás lo encuentre. Entonces, ayer en la noche cuando nos dormimos en la cama de los granjeros, el ángel de la muerte vino por su esposa. Le di la vaca en lugar de ella.»
«Las cosas no son siempre lo que parecen».
Esto es a veces exactamente lo que sucede cuando las cosas

no resultan de la manera que esperamos.
Si tienes fe, necesitas confiar en ese resultado

y ésta será tu única ventaja.
Puede ser que no lo sepas hasta tiempo más adelante.
Piensa de esto: Si te es difícil conseguir dormir esta noche,

apenas recuerda a la familia sin hogar,que no tiene ni una cama para dormir.
Si te encuentras atorado en el tráfico no te desesperes,

hay gente en este mundo para la cual conducir sería un privilegio.
Si tienes un mal día en el trabajo piensa en el hombre

que lleva tres meses buscando trabajo.
Si te desesperas por lo mal que te ha ido con tu pareja,

piensa en la persona que nunca ha conocido el amor.
Si te afliges pasar de otro fin de semana,

piensa en la mujer en los estrechos calamitosos,

trabajando doce horas al día,siete días a la semana,

para que 50 dólares alimenten a su familia.
Si tu coche te deja millas lejos de pedir ayuda,

piensa en el paralítico quien amaría

la oportunidad de tomar esa caminata.
Si notas un pelo gris nuevo en el espejo;

piensa en el paciente con cáncer que desea tener pelo.
Si te encuentras perdido en tu vida

y preguntándote cuál es tu propósito,

sé agradecido, hay gente que no vivió lo suficiente

para conseguir esa oportunidad.
Si te encuentras víctima de la amargura de la gente,

ignorancia, pequeñez o inseguridades,

recuerda que las cosas podrían ser peores:
¡¡¡Tu podrías ser una de ellas!!!
Autor Desconocido

Cuentos

EL ANILLO DEL REY

17 febrero, 2020

El Anillo del Rey

Hubo una vez un rey, que convocó a los sabios de la corte para explicarles algo:

Estoy fabricando un costoso anillo. He conseguido uno de los mejores diamantes del mundo y quiero guardar en él, un mensaje que pueda ayudarme en momentos de extremo peligros. Tiene que ser un mensaje pequeño, de manera que pueda guardarse debajo del diamante en el anillo.

Los sabios de la corte, eran grandes eruditos. Podrían haber escrito grandes mensajes, pero escribir uno pequeño sería muy difícil. Pensaron, buscaron en sus libros, pero no podían solucionar el problema.

El rey, tenía un siervo muy anciano. Cuando la madre del rey murió, siendo este pequeño, este siervo cuidó de él, por tanto, lo trataba como si fuera su hijo. El rey sentía un inmenso respeto por el anciano, de modo que también le consultó.

No soy sabio, erudito, ni un académico, pero conozco el mensaje, le respondió el siervo. Durante mi larga vida en el palacio, he conocido muchas personas. En una ocasión, me encontré con un religioso que había sido invitado por tu padre y yo estuve a su servicio.

Como gesto de agradecimiento por mis servicios, me dio un mensaje. Entonces el anciano, lo escribió en un diminuto papel, lo dobló y se lo dio al rey, diciéndole: No lo leas, ahora, mantenlo guardado en el anillo, solo debes abrirlo cuando todo lo demás haya fracasado y te encuentres en una situación extrema.

Ese momento no tardó en llegar. El país fue invadido, el rey perdió su reino y tuvo que huir de sus enemigos para salvar su vida. Estaba solo y sus perseguidores eran numerosos, cuando llegó al final del camino, se dio cuenta de que no había salida. Frente a él solo había un precipicio imposible de cruzar, pensó que había llegado el fin. No podía volver atrás porque sus enemigos estaban ya cerca, tan cerca que podía escuchar el trotar de sus caballos. No había salida.

De repente, se acordó del anillo. Lo abrió, sacó el papel y allí encontró el mensaje, simplemente decía: “NADA ES PERMANENTE, TODO PASA”.

Mientras leía, se dio cuenta de que estaba envuelto en un gran silencio. Los enemigos que lo perseguían, debieron haberse perdido en el bosque, porque poco a poco dejó de oír a sus caballos.

El rey, se sintió profundamente feliz y agradecido por lo sucedido. Dobló el mensaje y volvió a ponerlo en el anillo. Inmediatamente reunió a sus ejércitos y reconquistó su reino.

El día que entró victorioso al palacio, fue recibido por su pueblo con una gran celebración y quiso que su amado anciano, estuviera a su lado. Éste aprovechó la oportunidad, para decirle:

Vuelve a leer el mensaje.¿Qué quieres decir? preguntó el Rey. Ahora soy un ganador, la victoria está de mi parte, la gente celebra mi vuelta, no estoy en una situación peligrosa.

Escucha dijo el anciano, este mensaje, también es para momentos como estos. No es sólo para cuando estás derrotado; también es para cuando te sientas victorioso. Es para cuando eres el último; pero también para cuando eres el primero.

El Rey abrió el anillo y leyó el mensaje: “NADA ES PERMANENTE, TODO PASA” y nuevamente sintió la misma paz, el mismo silencio, en medio de la muchedumbre que celebraba y bailaba, ya no había más orgullo, ni ego, ni arrogancia, todo había desaparecido. El rey, comprendió el mensaje y se convirtió en otra persona.

Entonces el anciano le dijo: Recuerda que todo pasa, nada es permanente. Como el día y la noche, hay momentos de alegría y momentos de tristeza. Acéptalos, como parte de la vida, con toda humildad. Dios permitirá que pases momentos difíciles y de alegría, pero recuerda:

”El Señor siempre estará contigo”

Cuentos

EL COLLAR COLOR TURQUESA

7 agosto, 2019

EL COLLAR TURQUESA

Un hombre que estaba tras el mostrador, miraba la calle distraídamente.

Una pequeña niña de 8 años llegó a la tienda y apretó su pequeña nariz contra el vidrio de la vitrina.

De pronto, sus ojos de color del cielo brillaron cuando vio aquello que estaba buscando. Pidió ver el collar de turquesa azul. – Es para mi hermana. ¿Puede hacer un paquete bien bonito?, dijo al hombre del mostrador.

El dueño del negocio miro desconfiado a la niña y le preguntó: – ¿Cuánto dinero tienes? Sin dudar, ella sacó del bolsillo de su ropa un pañuelo todo atadito y fue deshaciendo los nudos. Los colocó sobre el mostrador y dijo feliz: – ¿Eso da? Eran apenas algunas monedas que ella exhibía con orgullo. – Sabe, continuó, quiero dar este regalo a mi hermana mayor.

Desde que murió nuestra madre, cuida de nosotros y no tiene tiempo para ella. Es su cumpleaños y estoy convencida que estará feliz con este collar que es del color de sus ojos.

El hombre fue para la trastienda, colocó el collar en un estuche, envolvió con un vistoso papel rojo e hizo un trabajado lazo con una cinta verde. – Tome -dijo a la niña-. Llévelo con cuidado. Ella salió feliz corriendo y saltando calle abajo. Aún no acababa el día, cuando una linda joven de cabellos rubios y maravillosos ojos azules entró en el negocio.

Colocó sobre el mostrador el ya conocido envoltorio deshecho y preguntó: – ¿Este collar fue comprado aquí? -. – Sí señora, respondió el dueño-. – ¿Y cuánto costó? -. – ¡Ah! El precio de cualquier producto de mi tienda es siempre un asunto confidencial entre el vendedor y el cliente. – La joven continuó: Pero mi hermana tenía solamente algunas monedas. El collar es verdadero, ¿no? Ella no tenía dinero para pagarlo. El hombre tomó el estuche, rehizo el envoltorio con extremo cariño, colocó la cinta y lo devolvió a la joven diciéndole: -Ella pagó el precio más alto que cualquier persona puede pagar: Ella dio todo lo que tenía.-
D/A

Cuentos

CUANDO YO SEA UNA VIEJECITA

30 julio, 2019

Cuando sea vieja, vestiré de morado,
con un sombrero rojo que ni haga juego,
ni me quede bien,
y me gastaré el dinero de mi jubilación
en coñac y guantes de verano,
y sandalias de raso.

Y diré que no hay dinero para mantequilla.

Me sentaré en el pavimento
cuando esté cansada
y devoraré muestras de las tiendas
y oprimiré los botones de alarma
y rasparé con mi bastón los barandales de las calles.

Y compensaré la austeridad de mi lejana juventud.

Saldré a caminar bajo la lluvia en zapatillas,
y arrancaré flores de jardines ajenos
y aprenderé a escupir…

Pero, tal vez debiera practicar un poco todo eso desde ahora.
Así la gente que me conoce no se asombrará,ni se escandalizará
al ver que, de pronto, soy vieja y me empiezo a vestir de morado.

JennyJoseph (USA)

Cuentos

EL RATÓN

22 junio, 2019

Un ratón, mirando por un agujero en la pared ve a un granjero y su esposa abriendo un paquete.

Pensó, luego, qué tipo de comida podía haber allí. Quedó aterrorizado cuando descubrió que era una ratonera –Trampa para Ratones–. Fue corriendo al patio de la Granja a advertir a todos:

— Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa!

La gallina, que estaba cacareando y escarbando, levanto la cabeza y dijo:

— Discúlpeme Sr. Ratón, yo entiendo que es un gran problema para usted, más no me perjudica en nada, no me incomoda.

El ratón fue hasta el cordero y le dice:

— Hay una ratonera en la casa, ¡una ratonera!

— Discúlpeme Sr. Ratón, más no hay nada que yo pueda hacer, solamente pedir por usted. Quédese tranquilo que será recordado en mis oraciones.

El ratón se dirigió entonces a la vaca, y la vaca le dijo:

— Pero, ¿acaso estoy en peligro? Pienso que no.

Entonces el ratón volvió a la casa, preocupado y abatido, para encarar a la ratonera del granjero.

Aquella noche se oyó un gran barullo, como el de una ratonera atrapando su víctima. La mujer del granjero corrió para ver lo que había atrapado. En la oscuridad, ella no vio que la ratonera atrapó la cola de una cobra venenosa. La cobra picó a la mujer.

El granjero la llevó inmediatamente al hospital. Ella volvió con fiebre. Todo el mundo sabe que para alimentar alguien con fiebre, nada mejor que una sopa. El granjero agarró su cuchillo y fue a buscar el ingrediente principal: la gallina.

Como la enfermedad de la mujer continuaba, los amigos y vecinos fueron a visitarla. Para alimentarlos, el granjero mató el cordero. La mujer no mejoró y acabó muriendo.

El granjero entonces vendió la vaca al matadero para cubrir! los gastos del funeral.

Moraleja: La próxima vez que escuches que alguien tiene algún problema y creas que no te perjudica piénsalo un poco.

Ayudándonos los unos a los otros, viviremos mejor, recuerda la vida es un

bumerán, lo que das con amor regresa, y sino también .

Así que haz el bien sin mirar a quien.

D/A

Cuentos

CUANDO YO SEA UNA VIEJECITA

31 enero, 2019

Cuando yo sea una viejecita, viviré una temporadita larga con cada hijo…. ¡les llevaré tanta felicidad!….

Quiero devolverles toda la alegría que me dieron, retornándoles y agradeciendo cada cosa que hicieron conmigo.
¡OH! ¡Seguro que estarán tan emocionados!

Escribiré en las paredes con lápices de todos colores, brincaré sobre las camas con los zapatos puestos, jugaré a la casita con todas las cobijas de casa, le pisaré el rabo al perro cuando no me estén viendo, beberé directo del cartón de leche y lo dejaré fuera de la nevera, y atascaré los inodoros con papel higiénico.

Cuando ellos estén ocupados y no me puedan ver, sobre todo hablando por teléfono, revisaré y revolveré todos los lugares, cajones, cajas y cajitas. ¡Seguramente me torcerán los ojos, harán sonar los dedos y después me harán señas con la cabeza! Pondré cara de ‘yo no fui’ y me haré la ofendida.

Cuando me llamen a comer, me demoraré en llegar a la mesa para ponerlos nerviosos. No comeré las verduras. Diré lo fea que está la cena, me atragantaré con los cereales, derramaré el agua y el jugo y la leche en la mesa y me quejaré de que siempre sirvan arroz o pasta. Y si se enojan, lloraré hasta que se desesperen. Je,je,je, ¡¡ya les quiero ver la cara…!!
Me sentaré bien cerquita del televisor para poder cambiar de canal cuando quiera, le daré volumen al programa que más les disguste y cruzaré los ojos sólo para ver si me quedo bizca. Luego me iré sin apagar la tele….
Antes de acostarme iré a tomar mi vaso de leche y dejaré abierta la nevera, las luces prendidas y mis zapatos y medias en el centro de comedor; y, por supuesto me iré a mi habitación a colgarme del teléfono a hablar con mis amigas, aproximadamente media hora con cada una, contándoles lo bien que lo estoy pasando.
Buscaré quien haga las cosas por mí, ya no podré levantar mis cosas del suelo; no me importa si alguien se tropieza con mi ropa o mis zapatos.
Si me piden algún favor, les diré ‘YA VA’… pero por supuesto no iré. Y más tarde, ya en la cama, me estiraré y suspiraré, cantaré mi canción preferida y pegaré mi goma de mascar debajo de la cama.
Seguro que cuando esté dormida, mis hijos suspirarán, me mirarán con una sonrisa torcida, saldrán despacito del cuarto y dirán, quejándose:
‘¡Por fin: pero…. es tan tierna….. cuando está dormida!
D/A

Cuentos

EL CASO ES PROTESTAR

15 enero, 2019

EL CASO ES PROTESTAR.

Están Dios y Jesús, asomados al balcón del cielo:

Dios: Hijo mío hay que ver como está el mundo de mal .

Jesús: Es cierto, Padre. No hay por dónde meterle mano.

Dios: Pues no tengo más remedio que volverte a mandar, a ver si tiene arreglo.

Jesús: Pero, Padre, ¿cómo voy a bajar? En pleno siglo XXI, con lo evolucionado que está todo, internet, la globalización,etc, etc.

Dios: No te preocupes, te mandaré como médico de la Seguridad Social.

Total, que estando Jesús en la consulta, hace pasar al primer enfermo. Por la puerta entra un señor en silla de ruedas.

Jesús: ¿Qué es lo que le pasa, señor?

Enfermo: Nada, que tuve un accidente de moto y tengo las piernas rotas.

Jesús: Bueno, buen hombre, levántese y marche para casa. El enfermo se levanta y sale por su pie.

Cuando sale por la sala, le preguntan los demás enfermos: ¿Qué, como es el nuevo médico? A lo que contesta:

“NA COMO TODOS, NI ME HA MIRAO.”

D/A

Cuentos

EL VENDEDOR DE GLOBOS

27 diciembre, 2018

El vendedor de globos.
Hace años, un vendedor de globos vendía su producto en las calles de Nueva york.

Cuando el negocio bajaba, soltaba un globo, al flotar en el aire, se reunía una nueva multitud de compradores
y su negocio se fortalecía por unos minutos.

Alternaba los colores, primero uno blanco, luego uno rojo y después uno amarillo.
Al cabo de un tiempo, un pequeño niño negro le jaló la manga del saco,
miró al vendedor a los ojos y le preguntó: “Señor , si suelta un globo negro ¿subiría?”.

El vendedor de globos miró al pequeño y con compasión,
sabiduría y comprensión le dijo: “Hijo, lo que los hace subir es lo que está adentro de ellos”.
Ciertamente el niño tuvo la fortuna de encontrar a una persona que veía no solo con sus ojos.

La persona que puede ver con el corazón y ojos también puede alcanzar a tocar
el espíritu dentro de otro ser humano y revelar lo bueno que hay en su interior.

El vendedor de globos tenía razón: lo que está dentro de ti es lo que te hará subir.
D/A

Cuentos

La Abuela

6 septiembre, 2016

LA ABUELA ?

Los abogados jamás deberían hacerle una pregunta a una abuela si no se encuentran preparados para la respuesta.

Durante un juicio, en un pequeño pueblo de Arequipa, el abogado acusador llamó al estrado a su primer testigo, una mujer de avanzada edad.

El Abogado se acercó y le preguntó,

-«Sra. Sánchez, ¿sabe quién soy?»

Ella respondió:
– ‘Sí, lo conozco, Dr. Garza.
Lo conozco desde que era un niño y francamente le digo que usted resultó ser una gran decepción para sus padres.
Siempre miente, cree saber de todo, es muy prepotente, abusivo, engaña a su esposa y lo peor de todo, manipula a las personas.
Se cree el mejor de todos cuando en realidad no es usted nadie.
Claro está que sé quién es Ud.

El Abogado estaba perplejo sin saber exactamente qué hacer.

Apuntando hacia el fondo de la sala le pregunta a la Sra. Sánchez
– ‘¿Conoce al abogado de la defensa?’

Nuevamente ella respondió,

– ‘Por supuesto.
También conozco al Dr. Zambrano desde que era un niño.
Es flojo, medio raro, y tiene un problema con la bebida.
No puede tener una relación normal con nadie y es el peor Procurador del Estado.
Sin mencionar que engañó a su esposa con tres mujerzuelas diferentes.
Una de ellas era la esposa suya. ¿Recuerda?
Claro que lo conozco. Su mamá tampoco está orgullosa de él’.

El abogado de la defensa casi cae muerto.

Entonces el Juez llama a los dos abogados para que se acerquen al estrado y les dice:
-‘Si uno de ustedes, par de tontos, le pregunta a esta vieja si me conoce a mí, los mando a la silla eléctrica.’

Jajajajaaj

D/A

Cuentos

Había una vez

8 septiembre, 2015


Había una vez

Un hombre que subía cada día al autobús para ir al trabajo.

Una parada después, una anciana subía al autobús y se sentaba al lado de la ventana.

La anciana abría una bolsa y durante todo el trayecto, iba tirando algo por la ventana, siempre hacía lo mismo y un día, intrigado, el hombre le preguntó que era lo que tiraba por la ventana.

– ¡Son semillas! – le dijo la anciana .

– ¿Semillas? ¿Semillas de qué?

– De flores es que miro afuera y está todo tan vacío…Me gustaría poder viajar viendo flores durante todo el camino. ¿Verdad que sería bonito?

Pero las semillas caen encima del asfalto, las aplastan los coches, se las comen los pájaros… ¿Cree que sus semillas germinarán al lado del camino?

Seguro que sí. Aunque algunas se pierdan, alguna acabará en la cuneta y, con el tiempo, brotará.
Pero…tardarán en crecer, necesitan agua …

Yo hago lo que puedo hacer. ¡Ya vendrán los días de lluvia!

La anciana siguió con su trabajo … Y el hombre bajó del autobús para ir a trabajar, pensando que la anciana había perdido un poco la cabeza .

Unos meses después… Yendo al trabajo, el hombre, al mirar por la ventana vió todo el camino lleno de flores…

¡Todo lo que veía era un colorido y florido paisaje!
Se acordó de la anciana, pero hacía días que no la había visto. Preguntó al conductor : ¿La anciana de las semillas?

Pues, ya hace un mes que murió.

El hombre volvió a su asiento y siguió mirando el paisaje.

«Las flores han brotado, se dijo, pero ¿de que le ha servido su trabajo? No ha podido ver su obra».

De repente, oyó la risa de un niño pequeño. Una niña señalaba entusiasmada las flores… ¡Mira, padre! ¡Mira cuantas flores!

¿Verdad que no hace falta explicar mucho el sentido de esta historía?
La anciana de nuestra historia había hecho su trabajo, y dejo su herencia a todos los que la pudieran recibir, a todos los que pudieran contemplarla y ser más felices.

Dicen que aquel hombre, desde aquel día, hace el viaje de casa al trabajo con una bolsa de semillas que và arrojando por la ventanilla

Moraleja :

No dejes de sembrar cosas buenas…
Alguien siempre recogerá tu siembra….

error: Tu esencia Divina 2015