Browsing Category

Los Hijos

Los Hijos

TUS HIJOS NO TIENEN LA CULPA.

4 mayo, 2022
TUS HIJOS NO TIENEN LA CULPA.
Tus niños no tienen la culpa del mal día que tuviste.
Tus niños no tienen la culpa de los problemas con tu pareja.
Tus niños no tienen la culpa de tus frustraciones
ni los malos ratos en tu trabajo.
No tienen la culpa de que se haya roto el condón o fallado la píldora anticonceptiva. No tienen la culpa que tú no te hayas cuidado con responsabilidad.
Tus hijos no tienen la culpa de las heridas de tu infancia. De tus penas, de tus miedos. De tu corazón roto.
Ellos llegaron para sanar, para enseñarte a amar de una manera que no imaginaste jamás.
Llegaron para darle un significado a tu vida que tal vez antes no tenía. Para enseñarte a ser fuerte y resiliente.
Para enseñarte a luchar y salir adelante todos los días.
Es nuestra obligación como mamás/papás, darles una infancia ESTABLE, SANA, TRANQUILA, mágica, contenida en besos, abrazos y presencia.
Nos equivocamos, es cierto.
Tropezamos y nos caemos, pero debemos saber limpiarnos las heridas y pedir perdón.
Aprender a ser mamás/papás cada día no es fácil.
Debemos luchar contra nuestro cansancio, penas, temores, situaciones no resueltas.
Seamos mamás/ papás presentes, cariñosas, ocupadas y preocupadas con y para nuestros hijos.
Es el trabajo más importante, el que deja huellas: formar personas. Personas de bien.
En ellos quedará el amor que pusimos en este camino durante su infancia. Eso es lo único, lo que más queda. Ellos se merecen todo nuestro respeto y mucho AMOR.
Desconozco al autor.
 ⚘
Los Hijos

MORIR EN LA INFANCIA

1 mayo, 2021
MORIR EN LA INFANCIA
Cuando se produce un fallecimiento de un niño de corta edad, o de meses, es una lección importante que debe de ser asimilada por el Ser espiritual del niño y los seres espirituales que han colaborado como padres.
La lección que deben aprender está programada para finalizar lo que se interrumpió en otra encarnación antes del tiempo marcado.
Muchos de los casos se tratan de un espíritu que recurrió al suicidio para huir de la vida, o se interrumpió su vida en una muerte ocasionada, por otra parte puede también venir el Ser Espiritual encarnado en un niño de cierta elevación, que ha reencarnado voluntariamente para vivir pocos años en la carne y de esta manera limpiar residuos que le impiden a su Ser espiritual continuar aprendiendo en trabajos evolutivos de mayor luz.
Estos desencarnares no destruyen los lazos afectivos con los padres, al contrario, brinda nuevas y sorprendentes oportunidades para que esa nostalgia sea mitigada y la esperanza logre anidar en los corazones de todos los afectados.
D/A
Los Hijos

A MI HIJA

8 marzo, 2021

A mi hija?

Cuando crezcas, cuando te hagas mayor, cuando la vida me aleje de ti y ya no pueda cuidarte, escucha una cosa que te voy a decir:

Si te gusta una blusa, te la pones y si te gusta una falda te la vuelves a poner.

Si te quieres cortar el cabello, te lo cortas y si te gusta maquillarte, te maquillas.

Si te gusta una canción la escuchas y si te gusta bailarla, la bailas.

Que nunca venga nadie a decirte cómo vivir tu propia vida.

Si pudiera darle tres cosas a mi hija serían: la capacidad de amarse y darse siempre autoestima, la fuerza para perseguir sus sueños y la capacidad para comprender que para ser feliz sólo debe aprobarse a sí misma.

Autor: Desconocido

Los Hijos

UN DÍA BAJE A MIS HIJOS Y YA NUNCA LOS VOLVÍ A CARGAR

4 mayo, 2020

UN DÍA BAJÉ A MI HIJOS Y YA NUNCA LOS VOLVÍ A CARGAR

Los cargué cuando se habían lastimado. Los cargué cuando estaban emocionados. Los cargué cuando estaban cansados. Los cargué cuando aún eran demasiado pequeños para ver lo que yo podía ver.

Y de pronto un día los bajé y ya no los volví a cargar.

Un día, sin darme cuenta, ellos se hicieron grandes. Demasiado grandes para caber en mis brazos. Demasiado grandes para colgarse de mis piernas. Demasiado grandes para descansar en mi pecho. Un día los bajé y ya no los volví a cargar.

Un día, sin darme cuenta ellos se hicieron fuertes. Lo suficientemente fuertes para seguir adelante aunque estuvieran cansados; lo suficientemente fuertes para calmar su propio dolor. Lo suficientemente fuertes para enfrentar sus más profundos miedos. Un día los bajé y ya no los volví a cargar.

Un día sin darme cuenta, ellos ya podían ver lo que yo podía ver y más: ellos podían ver la belleza del mundo, ellos podían ver a aquellos que la sociedad ignora, ellos podían ver soluciones donde otros veían problemas, ellos triunfan y caen sin que yo esté ahí.

Y aunque físicamente ya no los cargue, siempre estaré ahí para aplacar sus miedos, para escucharlos cuando lo necesiten, para dar un aplauso por sus logros, para dar un consejo en tiempos de dudas o simplemente para abrazar sin necesidad de palabra alguna.

Pero ya nunca descansarán en el borde de mi cadera o se quedarán dormidos con sus pequeñas piernitas colgando de mí. Ya nunca necesitarán mi ayuda para ver por encima de la gente. Ya nunca serán pequeños para caber entre mis brazos. Ya nunca levantarán sus brazos para que yo la cargue.

¡Pero siempre estaré ahí, disfrutando de su alegría y llorando por su dolor..!

Disfrutemos a nuestros hijos que el tiempo vuela y no perdona..❤️

D/A

Los Hijos

CARGUE A MI HIJA HASTA QUE …

29 noviembre, 2019

La cargué cuando se había lastimado.

La cargué cuando estaba emocionada.

La cargué cuando estaba cansada.

La cargué cuando aún era demasiado pequeña para ver lo que yo podía ver.

Y de pronto un día la bajé y ya no la volví a cargar.

Un día, sin darme cuenta… ella se hizo grande.

Demasiado grande para caber en mis brazos.

Demasiado grande para descansar en mí.

Un día la bajé y ya no la volví a cargar.

Un día, sin darme cuenta ella se hizo fuerte.

Lo suficientemente fuerte para seguir adelante aunque estuviera cansada; lo suficientemente fuerte para calmar su propio dolor.

Un día la bajé y ya no la volví a cargar.

Un día sin darme cuenta, ella ya podía ver lo que yo podía ver. Ella podía ver por encima de la gente. Ella podía ver sin mi ayuda.

Un día la bajé y ya no la volví a cargar.

El día que la bajé, yo no sabía que sería el último.

Había sido una rutina que hicimos miles de veces.

Y lo cierto es que ella aún me necesita para guiarla a través de la vida.

Ella aún necesita descansar su cabeza en mi hombro. Ella aún me busca cuando se lastima. Ella aún me llama cuando está asustada.

Pero ya nunca descansará en el borde de mi cadera o se quedará dormida con sus pequeñas piernitas colgando de mí.

Ya nunca necesitará mi ayuda para ver por encima de la gente. Ya nunca será pequeña para caber entre mis brazos. Ya nunca levantará sus brazos para que yo la cargue.

UN DÍA BAJÉ A MI HIJA Y YA NUNCA LA VOLVÍ A CARGAR.

Autora: Candice Curry

 

Los Hijos

PAPI Y MAMI

19 enero, 2019

PAPI Y MAMI…

1.- “Mis manos son pequeñas y por eso se me cae la leche aunque no quiera…”

2.- “Mis piernas son cortas, por favor, espérame y camina más despacio, así puedo andar contigo…”

3.- “No me pegues en las manos cuando toco algo y de color brillante… Es que quiero aprender…”

4.- “Por favor, mírame cuando yo te hablo. Así se que estas escuchas…”

5.- “Mis sentimientos todavía son tiernos, no me regañes todo el día… Deja que me equivoque sin hacerme sentir tonto…”

6.- “No esperes que la cama que haga o el dibujo que pinto sean perfectos. Amame por el hecho de haber tratado de hacerlo lo mejor posible…”

7.- “Recuerda que soy un niño, no un adulto pequeño… A veces no entiendo lo que me dices…”

8.- “Te quiero tanto… Por favor,Amame por lo que soy, no por las cosas que hago…”

9.- “No me rechaces cuando estas molesto conmigo y vengo a darte un beso… Me siento solo, abandonado y con miedo…”

10.- “Cuando me gritas me asusto… Por favor explícame lo que he hecho…”

11.- “No te enfades cuando en las noches las sombran y la oscuridad me dan miedo cuando me despierto y te llamo… Tu abrazo es lo único es lo único que me devuelve la paz…”

12.- “Cuando vamos a la tienda no sueltes mi mano creo que voy a perderme y que no me encontrarás jamás…”

13.- “Me siento muy triste cuando ellos discuten… A veces pienso que es por culpa mía y se me encoge el estómago y no se qué hacer…”

14.- “Muchas veces veo que abrazas y acaricias a mi hermano… ¿Es que lo quieres más que a mi? Quizá ¿Porqué es más lindo e inteligente?, pero yo… ¿No soy tu hijo también?…”

15.- “Me regañaste duro cuando rompí mi juguete favorito y mucho más cuando me eche a llorar. Yo estaba triste y peor que tu… No lo hice a propósito y me quede sin el…”

16.- “Te molestaste por que me ensucie jugando. Pero es que la sensación del barro en mis pies era tan rica y la tarde tan linda… Ojalá supiera lavar para lavar mi ropita…”

17.- “Hoy te sentiste mal y yo me preocupe mucho. Trate de entretenerte con mis juegos, mis cuentos, ¿qué haría yo si a ti te pasara algo?…”

18.- “Me meten miedo con el infierno y no se lo que es… Pero pienso que debe ser algo así tan terrible como estar sin ti…”

19.- “Aunque me dejaron con los tíos y la pase buen, los extrañe mucho toda la semana. Ojalá no hubiera vacaciones para los papas!”

20.- “Tengo mucha suerte! Entre todos los niños que hay en el mundo, ustedes me escogieron a mi…” Los adultos tendemos a olvidarnos de nuestra infancia, que sentíamos, que nos hería, que nos daba miedo…

Puede que escuchen este llamado a veces egresado verbalmente y otra no, porque los niños lo piensan en silencio.
D/A

Los Hijos

DEFINICIÓN DE LO QUE SIGNIFICA UN HIJO

19 enero, 2019

Definición de lo que significa un hijo …

“Hijo es un ser que Dios nos prestó para hacer un curso intensivo de cómo amar a alguien más que a nosotros mismos.

De cómo cambiar nuestros peores defectos, para darles los mejores ejemplos y, de nosotros, aprender a tener coraje.

Sí. ¡Eso es! Ser madre o padre, es el mayor acto de coraje que alguien pueda tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente de la incertidumbre de estar actuando correctamente y del miedo a perder algo tan amado.

¿Perder? ¿Cómo? ¿No es nuestro? Fue apenas un préstamo…

EL MÁS PRECIADO Y MARAVILLOSO PRÉSTAMO ya que son nuestros sólo mientras no pueden valerse por sí mismos; luego, le pertenecen a la vida, al destino y a sus propias familias.

Dios bendiga siempre a nuestros hijos, pues a nosotros, ya nos bendijo con ellos”

JOSÉ SARAMAGO

Los Hijos

PAPI Y MAMI …

19 julio, 2018

PAPI Y MAMI…

1.- “Mis manos son pequeñas y por eso se me cae la leche aunque no quiera…”

2.- “Mis piernas son cortas, por favor, espérame y camina más despacio, así puedo andar contigo…”

3.- “No me pegues en las manos cuando toco algo y de color brillante… Es que quiero aprender…”

4.- “Por favor, mírame cuando yo te hablo. Así se que estas escuchas…”

5.- “Mis sentimientos todavía son tiernos, no me regañes todo el día… Deja que me equivoque sin hacerme sentir tonto…”

6.- “No esperes que la cama que haga o el dibujo que pinto sean perfectos. Amame por el hecho de haber tratado de hacerlo lo mejor posible…”

7.- “Recuerda que soy un niño, no un adulto pequeño… A veces no entiendo lo que me dices…”

8.- “Te quiero tanto… Por favor,Amame por lo que soy, no por las cosas que hago…”

9.- “No me rechaces cuando estas molesto conmigo y vengo a darte un beso… Me siento solo, abandonado y con miedo…”

10.- “Cuando me gritas me asusto… Por favor explícame lo que he hecho…”

11.- “No te enfades cuando en las noches las sombran y la oscuridad me dan miedo cuando me despierto y te llamo… Tu abrazo es lo único es lo único que me devuelve la paz…”

12.- “Cuando vamos a la tienda no sueltes mi mano creo que voy a perderme y que no me encontrarás jamás…”

13.- “Me siento muy triste cuando ellos discuten… A veces pienso que es por culpa mía y se me encoge el estómago y no se qué hacer…”

14.- “Muchas veces veo que abrazas y acaricias a mi hermano… ¿Es que lo quieres más que a mi? Quizá ¿Porqué es más lindo e inteligente?, pero yo… ¿No soy tu hijo también?…”

15.- “Me regañaste duro cuando rompí mi juguete favorito y mucho más cuando me eche a llorar. Yo estaba triste y peor que tu… No lo hice a propósito y me quede sin el…”

16.- “Te molestaste por que me ensucie jugando. Pero es que la sensación del barro en mis pies era tan rica y la tarde tan linda… Ojalá supiera lavar para lavar mi ropita…”

17.- “Hoy te sentiste mal y yo me preocupe mucho. Trate de entretenerte con mis juegos, mis cuentos, ¿qué haría yo si a ti te pasara algo?…”

18.- “Me meten miedo con el infierno y no se lo que es… Pero pienso que debe ser algo así tan terrible como estar sin ti…”

19.- “Aunque me dejaron con los tíos y la pase buen, los extrañe mucho toda la semana. Ojalá no hubiera vacaciones para los papas!”

20.- “Tengo mucha suerte! Entre todos los niños que hay en el mundo, ustedes me escogieron a mi…” Los adultos tendemos a olvidarnos de nuestra infancia, que sentíamos, que nos hería, que nos daba miedo…

Puede que escuchen este llamado a veces egresado verbalmente y otra no, porque los niños lo piensan en silencio.
D/A

Los Hijos

A MI HIJO

20 diciembre, 2016

A mi hijo Hijo, nunca te avergonzado de ser tú mismo! Eres totalmente original, una creación única!

Nadie camina como tú, canta como tú, se ríe como tú, baila como tú, juega en el parque como tú lo haces.

Tienes derecho a tus pensamientos y un derecho a tus sentimientos, un derecho a tus deseos y un derecho a tus anhelos.

Tienes derecho a tu alegría y a un derecho a tu pena. Tienes derecho a tu sí y un derecho a tu no, un derecho a hablar tu verdad y a caminar por tu camino y para ser celebrado por eso.

Tienes derecho a tornillo, un derecho a hacer un desastre, un derecho a intentar y fracasar e intentar de nuevo y cometer errores.

Otros tienen derecho a sentirse molestos, a discrepar, a sentirse celosos o incluso enojados contigo, pero no tienen derecho a vergüenza o castigarte por ser tú mismo.

Saber que su abuso no es personal; es sólo su propio dolor, su propio potencial sin que no pueden o no están dispuestos a tocar. Te pusieron abajo y te reducir a un objeto porque están muertos dentro, y estás tan, tan vivo, en contacto con la fuente de la felicidad.

Sabes que tu cuerpo es perfecto, incluso con sus imperfecciones. Cada lugar, marca de nacimiento, línea, pliegue y cabello está perfectamente colocado, cada pliegue de la piel es sagrado, y cada deformidad no es deformidad desde la perspectiva del amor.

Hay poder en tu ser tú mismo, niño, respirando mientras respiras, moviendo como te mueves, sintiendo como te sientes. Hay poder en tu silencio y el poder en tu canción.

Nunca pierdas el contacto con ese poder, incluso si el mundo quiere que te pequeñas y lo abandones! Nunca te avergonzado de tu poder! No tienes que ser esclavo de este mundo.

Las voces del miedo son muchas, pero la voz de la presencia es más fuerte. Confía en ti. Y cuando no puedes confiar en ti mismo, sabes que tu duda también es confiable.

Mantente cerca. Y escuchar mi voz siempre que te caigas en la vergüenza y la auto. Siempre estoy contigo, niño, más cerca que respirar. Soy tu propia voz, una voz interior de amor propio, una voz que festeja todo de ti y te recuerda que tienes el derecho de existir, que eres perfecto como eres, que eres sagrada y amada, en cada una y Cada momento. Mi voz nunca te va a dejar, incluso cuando eres muy vieja; siempre será un niño precioso dentro.

 Jeff Foster

Los Hijos

Papi… ¿ Cuánto me amas ?

30 octubre, 2016

TOMATE UNOS MINUTOS PARA LEERLO EN REALIDAD VALDRÁ LA PENA:

Papi… ¿Cuánto me amas?

El día que mi hija nació, en verdad no sentí gran alegría. Porque la decepción que sentía parecía, ser más grande que el gran acontecimiento que representa tener una hija

¡Yo quería un varón!
A los dos días de haber nacido, fui a buscar a mis dos mujeres, una lucia pálida y agotada y la otra radiante y dormilona

En pocos meses me deje cautivar por la sonrisita de mi Carmencita y por la infinita inocencia de su mirada fija y penetrante, fue entonces cuando empecé a amarla con locura

Su carita, su sonrisita y su mirada no se apartaban ni por un instante de mis pensamientos, todo se lo quería comprar, la miraba en cada niño o niña, hacia planes sobre planes, todo seria para mi Carmencita

Este relato era contado a menudo por Rodolfo, el padre de Carmencita y yo también sentía gran afecto por la niña que era la razón mas grande para vivir de Rodolfo según decía el mismo

Una tarde estaba mi familia y la de Rodolfo, haciendo un picnic a la orilla de un rió cerca de casa y la niña entablo una conversación con su papa, todos escuchábamos:
Papi,… cuando cumpla quince años, ¿cual será mi regalo?
Pero mi amor, si apenas tienes diez añitos, ¿no te parece que falta mucho para esa fecha?
Bueno papito,… tu siempre dices que el tiempo pasa volando, aunque yo nunca lo he visto por aquí
La conversación se extendía y todos participamos de ella, al caer el sol regresamos a nuestras casas. Una mañana me encontré con Rodolfo enfrente del colegio donde estudiaba Carmencita quien ya tenía catorce años. Rodolfo se veía muy contento y la sonrisa no se apartaba de su rostro
Con gran orgullo me mostraba las calificaciones de Carmencita, eran notas impresionantes, ninguna bajaba de diez puntos y los estímulos que les habían escrito sus profesores eran realmente conmovedores. Felicite al dichoso papa
Carmencita ocupaba toda la alegría de la casa, en la mente y en el corazón de la familia, especialmente en la de su papa
Fue un domingo muy temprano cuando nos dirigíamos a misa, cuando Carmencita tropezó con algo, eso creíamos todos y dio un traspié, su papa la agarro de inmediato para que no callera… Ya instalados en la iglesia, vimos como Carmencita fue cayendo lentamente sobre el banco y casi perdió el conocimiento
La tomamos en brazos, mientras su papa buscaba un taxi hacia el hospital. Allí permaneció por diez días y fue entonces cuando le informaron que su hija padecía una grave enfermedad que afectaba seriamente su corazón, pero no era algo definitivo, que debía practicarle otras pruebas para llegar a un diagnostico firme
Los días iban pasando, Rodolfo renuncio a su trabajo para dedicarse al cuidado de Carmencita, su madre quería hacerlo pero decidieron que ella trabajaría, pues sus ingresos eran superiores a los de él.
Una mañana Rodolfo se encontraba al lado de su hija, cuando ella le pregunto:
¿voy a morir, no es cierto? ¿Te lo dijeron los doctores?
No mi amor… no vas a morir, Dios que es tan grande, no permitiría que pierda lo que más he amado sobre este mundo Respondió el padre

Los que mueren van a algún lugar? ¿Pueden ver desde lo alto a su familia? ¿Sabes si pueden volver? – preguntaba su Hija.
Bueno hija,… en verdad nadie ha regresado de allá a contar algo sobre eso, pero si yo muriera, no te dejaría sola, estando en el mas allá buscaría la manera de comunicarme contigo, en última instancia utilizaría el viento para venir a verte
¿al viento? ¿Y cómo lo harías?

No tengo la menor idea hijita, solo sé que si algún día muero, sentirás que estoy contigo, cuando un suave viento roce tu cara y una brisa fresca bese tus mejillas
Ese mismo día por la tarde, llamaron a Rodolfo, el asunto era grave, su hija estaba muriendo. Necesitaban un corazón, pues el de ella no resistiría sino unos quince o veinte días mas
¡UN CORAZON! ¿Donde hallar un corazón? ¡Un corazón! ¿Donde Dios mío?
Ese mismo mes, Carmencita cumpliría sus quince años. Y fue el viernes por la tarde cuando consiguieron un donante, una esperanza ilumino los ojos de todos, las cosas iban a cambiar
El domingo por la tarde ya Carmencita estaba operada, todo salió como los médicos lo habían planeado. ¡Éxito total!
Sin embargo, Rodolfo todavía no había vuelto por el hospital y Carmencita lo extrañaba muchísimo, su mama le decía que ya todo estaba muy bien y que su papito seria el que trabajaría para sostener a la familia
Carmencita permaneció en el hospital por quince días mas, los médicos no habían querido dejarla ir hasta que su corazón estuviera firme y fuerte y así lo hicieron
Al llegar a casa todos se sentaron en un enorme sofá y su mama con los ojos llenos de lagrimas le entrego una carta de su padre
Carmencita, hijita de mi corazón:
Al momento de leer mi carta, ya debes tener quince años y un corazón fuerte latiendo en tu pecho, esa fue la promesa que me hicieron los médicos que te operaron. No puedes imaginarte ni remotamente cuanto lamento no estar a tu lado en este instante.
Cuando supe que ibas a morir, decidí dar respuesta a una pregunta que me hiciste cuando tenías diez añitos y a la cual no respondí.
Decidí hacerte el regalo más hermoso que nadie jamás haría por mi hija… Te regalo mi vida entera sin condición alguna, para que hagas con ella lo que quieras.
¡¡Vive hija!! ¡¡Te amo con todo mi corazón!!
Carmencita lloro todo el dia y toda la noche; Al día siguiente fue al cementerio y se sentó sobre la tumba de su papa; lloro como nadie lo ha hecho y susurro:
Papi,… ahora puedo comprender cuanto me amabas yo también te amaba y aunque nunca te lo dije, ahora comprendo la importancia de decir TE AMO y te pediría perdón por haber guardado silencio tantas veces
En ese instante las copas de los arboles se mecieron suavemente, cayeron algunas hojas y florecillas, y una suave brisa rozo las mejillas de Carmencita, alzo la mirada al cielo, intento secar las lagrimas de su rostro, se levanto y emprendió regreso a su hogar.
Pd: Valora verdaderamente las personas que amas, y aprovéchalas porque hoy estamos mañana no lo sabemos?

D/A

error: Tu esencia Divina 2015